Feria de Chapultepec cumple 50 años de diversión


Como parte de la construcción y modernización de Chapultepec, el 24 de octubre de 1964 se inauguraron “Los Juegos Mecánicos de Chapultepec”

Por: Carlos Peña y Yusely Valenzuela/Clínica de Periodismo-Hemeroteca, con información de La Feria. Fotos de Archivo.

Este año se cumple el 50 aniversario de uno de los centros de recreación más populares de la Ciudad de México, en el que grandes y chicos han pasado momentos de alegría y felicidad entre algodones de dulce, sustos y emociones en la Montaña Rusa, una de las pocas en el mundo que aún conserva su diseño original y que fue instalada a más de 100 pies de altitud.

La Feria de Chapultepec Mágico se localiza en la Delegación Miguel Hidalgo, en el Circuito Bosque de Chapultepec, en la Segunda Sección frente a la casa oficial de Los Pinos, en la Ciudad de México.

La Feria, antes llamada Los Juegos Mecánicos de Chapultepec, fue inaugurada el 24 de octubre de 1964 por el entonces presidente Adolfo López Mateos, en compañía del regente de la Ciudad de México Ernesto P. Uruchurtu; y tuvo una inversión de 162 millones de pesos.

Ese mismo día, como parte de la construcción y modernización del esparcimiento de lo que conocemos como Chapultepec, se instaló agua potable, alumbrado público, sistema de drenaje; se rediseñaron las calles; se crearon ferrocarriles infantiles, fuentes y lagos artificiales.

Además, el Museo de Historia Natural (MHN) abrió sus puertas al público, para hacer de este lugar un centro de entretenimiento y difusión de cultura en México.

La Feria tuvo un papel clave en la delimitación de la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec, donde se incluyeron dos lagos artificiales para recrear el ambiente de la primera sección y que servían como depósitos de agua para el regadío de las áreas verdes dándole el colorido que conserva hasta nuestros días.

En aquella década, el Distrito Federal pasaba por grandes cambios, incluidos el poblacional y geográfico. Un ejemplo de ello fue el proceso de conurbación al que se incorporaron siete nuevos municipios: Netzahualcóyotl, La Paz, Atizapán de Zaragoza, Tultitlán, Coacalco, Cuautitlán y Huixquilucan.

El transporte capitalino estaba constituido por camiones de pasajeros, pues aún no existía el Sistema de Transporte Colectivo Metro, ya que su aprobación e inicio de construcción fue hasta 1967.

Los sesentas fueron años de apreturas y de inauguraciones, a parte de la Feria, también se estrenaron sitios emblemáticos de la capital como el Estadio Azteca, el Hotel de México (Word Trade Center), posteriormente el Museo Nacional de Antropología e Historia y el de Arte Moderno, ambos creaciones del destacado arquitecto mexicano Pedro Ramírez Vázquez.

Durante mucho tiempo, La Feria de Chapultepec Mágico perteneció a las autoridades gubernamentales y por ello, el parque de diversiones ha registrado notables transformaciones a lo largo de su historia, pero la falta de recursos económicos para su mantenimiento, provocó que fuera puesto en venta en 1992.

Ese año Grupo Empresarial Chapultepec (GECSA) adquirió la concesión e invirtió más de 64 millones de pesos en la remodelación del centro de entretenimiento.

Un año después se efectuó una serie de modificaciones y mejoras que han logrado hacer de este lugar, uno de los parques de diversiones más importantes de América Latina. Parte de esos cambios fue el del nombre a La Feria de Chapultepec Mágico, la cual fue inaugurada el 14 de diciembre de 1993, por el presidente Carlos Salinas de Gortari. En la actualidad es operada por grupo Entreteparq.
El parque tiene capacidad para 15 mil personas pero se estima que al año recibe alrededor de 1.5 millones de visitantes. El sector poblacional que más frecuenta La Feria son familias compuestas por papá, mamá e hijos (niños), adolescentes y jóvenes.
Las mujeres son las que más visitan este parque recreativo representando un 54.4%, las siguen jóvenes entre 18 y 26 años con el 41.1% y los que tienen de 27 a 35 años con 26.9%, además de los visitantes con nivel socioeconómico C+ (clase media alta) y A/B (clase alta) que representan el 24.4% y el 23.2% respectivamente.

Atracciones

La Feria de Chapultepec Mágico sigue siendo una opción de entretenimiento y diversión al contar con más de 50 juegos mecánicos, shows y espectáculos especiales para toda la familia y para todas las edades.
Las principales atracciones que tiene este parque de diversiones son: la tradicional Montaña Rusa, Los troncos, la montaña Triple Loop, el Cascabel, el Ratón Loco y la Casona del Terror. Además de los juegos para niños como el Puente Mezcala, el Camión de Bomberos, los Globos de Cantoya y el Carrusel Musical de dos pisos.
En marzo del 2009, la montaña Triple Loop se convirtió en el último juego que se inauguró y a partir del 2011 se empezó a presentar un espectáculo de Delfines.
La Invasión Zombie, la Zona Nieve, el Árbol de los Deseos son atracciones temporales que cada año van mejorando.

La Montaña Rusa

La Montaña Rusa sigue siendo una de las mayores atracciones de este centro de diversiones a pesar del paso de los años. Se calcula que cada fin de semana por lo menos entre 4 mil a 5 mil personas disfrutan de este recorrido que garantiza emociones, risas y fuertes descargas de adrenalina.

El juego mecánico fue hecho de madera con una fuerte estructura metálica que tardó seis meses en ser construida. Es manejada por 40 técnicos y 6 operadores, y a través de 3 cámaras se monitorea el correcto funcionamiento de sus 4 carros con 24 lugares cada uno.

En 1982, por el desgaste del material del que fue hecha, la Montaña Rusa tuvo que volver a ser reconstruida. Su restauración duró alrededor de cinco años, le dieron mantenimiento al cambiarle los trenes y los frenos por unos nuevos, se actualizó el sistema de cómputo que controla su funcionamiento y se pusieron cámaras de monitoreo. Para noviembre de 1987 se reinauguró.

Este juego mecánico es totalmente de manufactura y ensamblaje mexicano, y ha sido escenario para la realización de diversos comerciales para campañas institucionales, para grabaciones de programas de televisión y de algunos concursos.

El comercial de NISSAN es un ejemplo de ello, para la realización de este anuncio tuvieron que fabricar un carro especial para la Montaña Rusa en la que se montó una carrocería de una camioneta Estaquitas para que parecía que circulaba sobre las vías del juego.

También, se hicieron dos concursos grabados para el programa de televisión Otro Rollo, que consistían en ver qué persona aguantaba más vueltas en la Montaña Rusa sin bajarse del tren. El primero evento fue en 1997, donde el ganador logró dar 543 vueltas y el segundo lugar lo obtuvieron dos personas con 542 vueltas.

El segundo concurso se realizó en 2006, casi diez años después del primero, aquí al reto lo llamaron “Vértigo en la Montaña Rusa” en el que superó por mucho los resultados obtenidos en la primera ocasión. El primer lugar y actual récord aguantó durante 8 días dar 1333 vueltas, el segundo lugar dio 1331 vueltas y en el tercer sitio fue para una mujer al hacer 1291 vueltas seguidas.

MONTAÑA7.JPG

La casona de terror

En el año de 1986 se comenzó a gestar la idea de crear atracciones de terror dentro de los parques con los que contaba la Ciudad de México, por lo que en esa fecha dentro de La Feria de Chapultepec Mágico se construyó un juego en el que el objetivo principal era asustar al espectador en lugar de entretenerlo, paradójicamente como parte de la diversión.

Este esparcimiento tuvo por nombre “La Casa de Espantos”, en la que se simulaba estar dentro de una casa enorme hecha de madera. El trayecto una vez dentro, era sólo de 5 minutos, su dinámica era atravesar sobre una góndola dicha casa, misma que por dentro estaba totalmente oscura, por lo que los visitantes deambulaban entre penumbras hasta que de momento, se encendía una luz, sólo para revelar escenografías de terror.

La fachada interior simulaba una casa en desorden, y con un baño descompuesto, donde cada que pasaba un visitante aparecía repentinamente un actor diciendo muy fuerte y sorpresivamente “¡BUUUUUU!”.

La atracción contaba con una regla: la del respeto mutuo entre visitante y actor, el actor no podía tocar físicamente al visitante, sólo espantarlo y a su vez el visitante, debía respetar el trabajo del actor.

No es hasta 1995 que se hace un reapertura de esta atracción, (en el pasado había sido cancelada por falta de audiencia). Como parte de las mejoras, el nombre fue cambiado, así que pasó de ser “La Casa de Espantos”, a “La Casona de Terror”, como la conocemos en la actualidad.

Asimismo, el tiempo y la forma del recorrido cambiaron, anteriormente era de 5 minutos, que pasaron a ser 15 y la casa fue rediseñada para que fuera de dos pisos. Los actores que antes eran sólo 2 aumentaron y empezaron a personificar criminales y monstruos de Hollywood.

El trayecto que se hacía en la oscuridad y sobre una góndola mejoró y pasó a ser un recorrido caminando con música y sonidos de terror, haciendo de “La Casona de Terror”, un juego muy divertido y escalofriante.

Invasión Zombie

El parque de diversiones tiene una atracción en el que se une la diversión con el miedo en una época muy representativa del año, entre las festividades de Halloween y Día de Muertos, que lleva por nombre “Invasión Zombie”, los personajes llegan a ser más de 60, recorren todo el parque maquillados y muy bien caracterizados, representando los personajes típicos de terror.

Para más información sobre promociones, pases de entrada y horarios de servicio consultar su página electrónica.
http://www.feriachapultepec.com.mx